Monta una auténtica oficina en la intimidad de tu cocina

La cocina es el lugar de la casa en el que elaboramos los alimentos para nuestra familia, por lo que en ella pasamos tiempo importante de nuestro día. Tomando este dato como referencia, presentamos a continuación una serie de consejos para que puedas hacer pequeñas modificaciones para lograr confeccionar un lugar más productivo en el que a la vez de cocinar puedas ocuparte de otras tareas que no escapan de la rutina diaria. Entre estas actividades podemos destacar la posibilidad de repasar las facturas, organizar los trabajos y otras tantas tareas cotidianas.

Para realizar esta pequeña oficina en el área más transitada de la casa tienes que disponer de un rincón para montarla, con el espacio suficiente para poder instalar un tablero aprovechando un poco de pared libre para darle el uso deseado. Una vez que se ha instalado el tablero procederemos a colocar una pequeña estantería en la que podremos guardar los libros de cocina y un espacio para el material que deseemos usar en la misma.Otra opción válida es la de disponer de un pequeño archivador para llevar al día nuestras cuentas y tareas.

A la par de estas cuestiones, es fundamental poder darle nuestra impronta decorativa a la cocina, de manera tal que la misma pueda convivir perfectamente con el resto de los espacios del hogar. A este objetivo lo lograremos utilizando los mismos colores del mismo y con ayuda de los diseños textiles, los cuales lograrán que todo quede perfectamente integrado en una tarea que no es difícil y que solo requiere un poco de ingenio para sacar máximo provecho del color y las texturas. Esto nos ofrecerá mayor comodidad para los quehaceres diarios ya que no perderemos nada de vista y tenderemos una mejor organización. Este espacio será muy útil para toda la familia, ya que en el mismo los chicos podrán realizar sus tareas al volver del colegio, además de disfrutar de una exquisita merienda, colaborando y dialogando con ellos, pero sin dejar de lado la preparación de nuestras recetas.