Cómo limpiar nuestros sofás

La limpieza del hogar es una de esas tareas interminables y absolutamente impostergables, pero que siempre puede sacarnos canas verdes, sin saber por dónde empezar, o cómo ejecutar ciertas tareas de forma satisfactoria.

Los sofás son territorios minados de elementos que no nos gustan tanto: La acumulación de suciedades, residuos o pelos de las mascotas es realmente notoria a la hora de tan siquiera echarles un vistazo. Por ello, el reconocer una forma poco abrasiva de limpieza, para poderla realizar constantemente sin perjudicar nuestros tan preciados sillones, podrá cambiarte la vida.

¡Con nosotros no hay secretos! Razón por la cual venimos a revelarte los trucos que utilizamos para que puedas limpiar tu sofá de la forma más fácil y eficiente posible.

Artículos que vas a necesitar

Principalmente deberás considerar dos puntos:

  1. El material del cual está hecho el mueble.
  2. El tipo de tratamiento que requiere dicho elemento que conforme la tapicería de tu sofá.

El primer particular es de tal importancia porque te permitirá conocer el segundo, el cual es aquel que te generará las herramientas para poder decantarte por los líquidos, espumas o esprays adecuados. Recuerda que la intención es refrescar y conservar tu sofá.

Artículos en común para todos los casos

Las aspiradoras especializadas para el caso serán el artículo primordial que te ayudará a retirar el exceso de polvo almacenado. Incluidos accesorios como boquillas para aspirar en lugares más reducidos, serán elementales sin importar el tipo de mueble que sea.

El bicarbonato de sodio puede ser tu carta bajo la manga si tus muebles están en grave peligro de ser arruinados por manchas muy difíciles de tratar. ¿No sabes cómo usarlo? Más adelante te mostraremos.

Si el sofá es de tela

Dependiendo el modelo, la tela del mueble podrá retirarse o no, indiferentemente de que tengas la opción de desenfundar la tapicería y lavarla convencionalmente, quizá prefieras un tratamiento menos invasivo que los detergentes.

Para ello han sido creadas las limpiezas en seco, consistiendo estas en esprays que no están creadas a base de agua, razón por la cual no humedecen la tela. Su función es disolver manchas y retirar suciedad, sin necesidad de penetrar la tapicería.

Ayúdate con mopas delicadas de algodón con las que puedas sacudir o expandir el producto.

Si el sofá es de cuero o algún textil sintético

En estos casos, el agua puede ser utilizada como aliado para limpiezas profundas, pero cuidando su composición: El jabón neutro combinado con agua destilada, puede ser un producto exitoso para limpiar sin lastimar. Por otro lado, adquiere aerosoles especializados en el tratamiento de cueros, procurando que sean líquidos que desmanchen y no perjudiquen al mueble.

En este caso, los trapos de lana serán tus mejores aliados.

Procedimiento paso a paso

  1. Retirar el polvo es la primera acción a ejecutar, en vista de la necesidad de eliminar el polvo encontrado en exceso, para que al aplicar los líquidos o aerosoles no se agraven las manchas. Para alcanzar este punto con éxito, será necesario que aspires muy bien tu mueble con un producto hecho específicamente para sofás.
  2. Limpia manchas muy graves con bicarbonato de sodio: Lo vas a aplicar directamente, y dejarás que repose por un par de horas. Luego lo frotas para terminar de ayudar a que haga efecto, y seguidamente aspiras el polvo.
  3. Termina tu limpieza con el producto indicado según el textil de tu sofá. Procurando no exponerlo al sol, para evitar efectos adversos producto de respuestas negativas que pueda presentar el producto a los rayos UV.

¿Aún tienes algunas dudas? ¡En limpiarcolchon.com son expertos en el área!

Dejar un comentario