Renueva tu cocina decorando con color

Es evidente que el de la cocina es uno de los espacios más transitados por todos los miembros de la familia, cuestión que debe ser tenida muy en cuenta a la hora de pensar en decorar y en acondicionar el lugar no solo para que resulte funcional a los intereses y las necesidades del hogar, sino que además se convierta en agradable para la vista de quienes lo habitan y también de los visitantes. Partiendo de esta base, debemos decir que una gran idea para la decoración de la cocina es la de ponerle color al espacio, comprendiendo que esto le dará al mismo cierto dinamismo y mucho de frescura. Al respecto, un dato positivo es que no es necesario cambiar el mobiliario y los elementos que ya tenemos, sino que podemos aportar al cambio de estilo simplemente cambiando el color de las paredes, de las cortinas y de todos aquellos detalles mínimos que servirán para darle estilo al lugar, pero también para modernizarlo.

En caso de que tengas una cocina pintada con colores neutros, y que desees mantener esos tonos en las paredes, lo ideal es poner el énfasis en los accesorios como las cortinas, los adornos e incluso el mobiliario. En este sentido, se debe recordar que los colores que más resaltan y conviven bien armónicamente son los cálidos como los amarillos, rojos y naranjas y los verdes. Con solo utilizar estos colores en los detalles ya estaremos cambiando el estilo de la cocina, siendo una buena opción la de emplear una monocromía por ejemplo en el caso de elegir el naranja. En tal caso, podremos aprovechar las características de este color mezclado con blancos, negros y en todas sus variantes, aportando a la decoración mucho color pero sin perder nuestro estilo.

 

En el caso de querer cambiar el color de las paredes, algo muy original es jugar con las combinaciones en los diferentes planos de la habitación. Al respecto, es posible usar un color y en cada pared cambiarle el tono a través del agregado de blanco u otros colores de la paleta. Otra tendencia en la pintura de paredes es pintar solo una de color, y el resto blanco, teniendo en cuenta que es obligatorio definir a ese sector como más importante de la habitación.