Ideas prácticas y muy fáciles para embellecer tu patio

A la hora de decorar nuestro patio debemos entender que se trata ni más ni menos que del pulmón verde de la casa. Frente a esto, algo muy importante a tener en cuenta es la planificación de lo deseado, pensar con anticipación por qué estilo nos queremos inclinar, que tipo de plantas desearíamos tener y si vamos a colocar muebles o no. En este marco, no se debe dejar de lado el hecho de que sea un material resistente a las exigencias externas. Otra cuestión a tener presente es la cantidad de metros con la que contamos en el patio, sabiendo que pensar esto con antelación nos resolverá grandes problemas a futuro, ya que nos permitirá bajar a la realidad y no encontrarnos con que no podemos realizar determinada cosa. Sin dudas eso no sería nada agradable y a la vez significaría una gran pérdida de tiempo y de dinero.

¿Qué hacer si tenemos césped?

En caso de que nuestro patio cuente con alguna porción de césped, una idea muy común es la de crear un pequeño caminito, el cual puede ser de diversos materiales que van desde pequeñas baldosas hasta alguna madera con base de barniz. En uno u otro caso se debe recordar que dicho material estará expuesto al aire libre y a los cambios climáticos.

Otro elemento que no puede faltar en un patio con césped son las plantas, con lo cual si tenemos la suerte de que este sea amplio, porque no plantar  un árbol y flores. Para todo esto sabemos que existe una amplia variedad de colores y de tamaños, a lo que podemos sumar elementos como las macetas que podremos colgar e incluso decorar nosotros mismos agregándole accesorios o pintarlas con los colores que más nos gusten para darle un estilo divertido.

En el caso de que contemos con pocos metros la decoración debe ser mucho más sutil. En este caso, es importante no incorporar demasiados adornos que nos quiten lugar, ya que así podremos disfrutar más del mismo. Pensando en el uso nocturno, se requiere también una buena iluminación, cuestión para la cual podremos combinar lámparas, farolas y por qué no antorchas para generar otro clima. A esto siempre le podemos sumar adornos colgantes o campanillas que harán ruidos suaves con cada pequeña brisa.