Cocinas pequeñas, ideas gigantes…

Siempre soñamos con la casa ideal, pero a la hora de materializar nuestras ideas nos damos cuenta de que no siempre se cumplen con las expectativas deseadas por determinados motivos. Frente a esta realidad, hoy te ofrecemos ideas para decorar cocinas con amplitud reducida, entendiendo que el hecho de que no cuentes con el espacio deseado para tu cocina no tiene que ser un inconveniente para que no pueda ser la que imaginaste. Es por ello que por una serie de simples recursos podremos tener un espacio funcional con todo lo necesario y a la vez sin perder el estilo.

En toda cocina hay muebles que no pueden faltar, y tienen su lugar determinado. Son básicos e insustituibles, como es el caso de las hornallas, el horno, el refrigerador, la pileta con grifos y la mesada. Una vez que contamos con ellos en la habitación, comenzamos a actuar. Algo importante es no dejar utensilios en la mesa porque eso nos dará una sensación de desorden que no es agradable. Para esto podremos utilizar ganchos en paredes, cajoneras, y las repisas, ya que estamos usando un espacio aéreo del cual podremos colgar a su vez cucharones, espátulas etc. Para el bajo mesada si no contamos con cajoneras, podemos hacer unas puertas corredizas de melanina (madera plastificada) y por dentro estanterías. Este será un buen sitio para guardar ollas y vasijas, reconociendo que todo lo que podremos guardar para que no esté a la vista nos dará sensación de espacialidad. Se recomienda siempre evitar los muebles altos y de colores oscuros ya que nos quitan la sensación de espacio.

Color e iluminación

La iluminación ocupa un lugar fundamental ya sea para la funcionalidad del ambiente como para generar amplitud. Frente a esto, si contamos con una ventana en la misma se recomienda no obstruir su vista, y además utilizar cortinas claras, esto posibilitará la vista al jardín, que dicho sea de paso tiene que estar bien ordenado y decorado, para ello te recomiendo que veas algunas ideas acerca de la decoración de jardín. A la par de estas cuestiones, es necesario que la luz artificial que empleemos sea básicamente blanca y fuerte, más allá de que después podríamos utilizar algo más tenue para los momentos en que necesitemos resaltar algún rincón deseado.

En cuanto a la pintura se recomiendan siempre los colores clarosya que nos darán sensación de amplitud, tanto en paredes como en techos y pisos. Para la decoración de las paredes existen unas guardas autoadhesivas que quedan muy bien en las mismas, y si no el toque de color se lo podemos dar con algún cuadro o con los colores de las puertas de los muebles, los cuales deberían ser colores vivos, de la gama de los amarillos, naranjas y verdes, para darle un toque divertido y moderno.